Ivan Ilich (1926 – 2002)

Posted in >>>Economistas Inoxidables on 23 junio 2009 by nonosllamamosplata

Ivan-IlichCOSMOVISIONARIO DE LA CONVIVENCIALIDAD, CONTRA EL “DESARROLLO ECONÓMICO”

Si alguien quiere saber de verdad que es tener una visión audaz, ser visionario, puede echarle ojo y leer casi todo lo publicado en español por Iván Illich. Al final de la nota en la Bibliografía hemos colocado un enlace a sus escritos.


“Hemos limitado nuestra visión del mundo a los marcos de nuestras instituciones y somos ahora sus esclavos. Las fábricas, los medios de comunicación, los hospitales, los gobiernos y las escuelas, producen bienes y servicios especialmente concebidos, enlatados de manera tal que contengan nuestra visión del mundo.

Nosotros, los ricos, concebimos el progreso en términos de la creciente expansión de esas instituciones. Concebimos el perfeccionamiento del transporte en términos de lujo y seguridad enlatados por la General Motors y la Boeing, bajo el aspecto de automóviles y de aviones. Creemos que el bienestar cada vez mayor se origina en la existencia de un número creciente de doctores y hospitales, que enlatan la salud entendiéndola como una prolongación del sufrimiento. Hemos llegado a identificar nuestra necesidad de un aprendizaje creciente con la demanda de un mayor confinamiento en las aulas de clase.

En otras palabras, la educación es hoy un producto enlatado, que incluye guarderías, certificados para trabajar y derechos de voto, todo ello empaquetado con el adoctrinamiento en las virtudes cristianas, liberales o marxistas.”

Iván Illich

LOS PASOS DEL “HEREJE”

Pensador austriaco -que no filósofo, según su propia opinión- que en los años 60, después de romper con su Iglesia, alcanzó una gran celebridad como crítico demoledor de las grandes infraestructuras estatales.

Tales reflexiones comenzaron a motivarlo durante sus años en los ghettos portorriqueños de New York, donde trabajó después de rechazar el curso en la escuela diplomática del Vaticano con que se quería estimular su notable potencial.

En 1961 llegó a Cuernavaca, ante la hospitalidad del obispo Sergio Méndez Arceo. Aún sacerdote, en 1966 funda un centro de estudios sobre la civilización contemporánea, el Centro Intercultural de Información (CIDOJ), en donde conviven Gregorio Lemercier, Valentina Borremans, Feodora Stancioff, Gerry Morris, Paul Goodman, Erich Fromm, Peter Berger, Paulo Freire y el propio Méndez Arceo.“Ellos hicieron de Cuernavaca un epicentro del pensamiento religioso visionario y avanzado, conocido mundialmente”

Si bien sus planteamientos han sido descalificados como un cocktail radical, no puede considerarse a Ivan Ilich como un anarquista en el sentido vulgar del término, sino como alguien que aspira a que desaparezca el poder de las relaciones sociales y sembrar la revolución en la revolución misma; porque, los métodos violentos que recurren a la técnica para la toma del poder eternizan la desigualdad entre los hombres y su explotación por una élite iluminada.

Iván Illich, considerado como un hereje por la cúpula de la Iglesia Católica, falleció el 2 de diciembre de 2002 en Bremen, Alemania.

CRÍTICO DEL DESARROLLO

Crítico ferviente del concepto “desarrollo”, (al que considera como la implantación en la sociedad económica, del régimen de la escasez) concluye que el uso indiscriminado de la tecnología mediante su centralización estatal y empresarial es un lastre para cualquier sociedad, sobre todo para las más pobres. La opción que propone en tal sentido es que las tecnologías limitadas sean controladas por el ser humano común y corriente.

Iván Ilich, un auténtico revolucionario, dice en 1974 que:

“Los altos consumos de energía degradan las relaciones sociales tan inevitablemente como destruyen el medio físico. Una política de bajo consumo energético permite una mayor escogencia de estilos de vida y culturas. Solamente un tope en el uso de la energía podría conducirnos a relaciones sociales caracterizadas por altos niveles de equidad”.

Dentro de los documentos alternativos a la declaración de Río, este extracto justifica la equidad en el uso de la energía así:

“El antidemocrático paradigma de desarrollo dominante, incluidas las políticas energéticas orientadas al suministro, es insostenible, pues genera deudas inaceptables y desigualdades en el consumo de energía, produce altos niveles de contaminación y destruye culturas, economías locales y la naturaleza. Las decisiones energéticas tienen un profundo efecto sobre el desarrollo de cada sociedad y su economía, sobre la división internacional del trabajo, sobre la soberanía de las naciones e incluso sobre la geografía mundial”.

UNA SOCIEDAD DESESCOLARIZADA

Clérigo renegado, consideraba que el conocimiento debía ser des-institucionalizado para considerársele como tal. Una de sus propuestas teóricas más interesantes es la llamada “desescolarización” y demostró en su primer libro, Una Sociedad sin Escuelas, cómo la educación en lugar de ir cerrando poco a poco las diferencias sociales, las acentúa con su pirámide meritocrática, apoyada en legiones de estudiantes fracasados. Las conclusiones a las que llega cuando analiza la profunda crisis por la que atraviesa la educación desde hace décadas, fueron bastante radicales: construir una sociedad sin escuelas e inhabilitar los certificados de estudios.

“La escuela parece estar eminentemente dotada para ser la iglesia universal de nuestra cultura en decadencia…”

“En todo el mundo las escuelas son empresas organizadas y concebidas de modo que copian el orden establecido, ya sea que este orden se llamado revolucionario, conservador o evolucionista”.

“La escuela es el rito de iniciación que conduce a una sociedad orientada al consumo progresivo de servicios cada vez más costosos e intangibles, una sociedad que confía en normas de valor de vigencia mundial, en una planificación en gran escala y a largo plazo, en la obsolescencia continua de sus mercancías basada en el ethos estructural de mejoras interminables: la conversión constante de nuevas necesidades en demandas específicas para el consumo de satisfactores nuevos”.

LA CONVIVENCIALIDAD

De entre todas sus ideas queremos destacar una, que consideramos básica para una visión crítica de la tecnología: la “convivencialidad” desarrollada sobre todo en el libro homónimo “La Convivencialidad” (Barrall, 1978). Frente a una tecnología de herramientas jerárquicas que esclaviza a sus usuarios a un gran sistema de corporaciones y multinacionales, controladas por expertos privados y promocionada por el Estado, Illich propone las ‘tecnologías convivenciales’, gracias a las cuales las relaciones sociales se llevan a cabo de forma horizontal, ajenas a grupos de poder que monopolicen su explotación.

Aquí van unas citas del mencionado libro:

“La solución de la crisis exige una conversión radical: solamente echando abajo la sólida estructura que regula la relación del hombre con la herramienta, podremos darnos unas herramientas justas. La herramienta justa responde a tres exigencias: es generadora de eficiencia sin degradar la autonomía personal; no suscita ni esclavos ni amos; expande el radio de acción personal. El hombre necesita de una herramienta con la cual trabajar, y no de instrumentos que trabajen en su lugar. Necesita de una tecnología que saque el mejor partido de la energía y de la imaginación personales, no de una tecnología que le avasalle y le programe.”

“ Y la convivencialidad será restaurada en el centro mismo de los sistemas políticos que protegen, garantizan y refuerzan el ejercicio óptimo del recurso que mejor repartido está en el mundo: la energía personal que controla la persona.”

“Esta crisis planetaria de las instituciones nos puede hacer llegar a un nuevo estado de conciencia, que afecte a la naturaleza de la herramienta y a la acción a seguir, para que la mayoría tome el control. Si, desde ahora, las herrarnientas no se someten  a un control político, la cooperación de los burócratas del bienestar y de los burócratas de la ideología nos hará reventar de `felicidad’. La libertad y la dignidad del ser humano seguirán degradándose, estableciendo una servidumbre sin precedentes del hombre a su herramienta.”

“Esto redunda en renunciar a la ilusión que sustituye la preocupación por lo prójimo, es decir lo más próximo, por la insoportable pretensión de organizar la vida en las antípodas. Esto implica renunciar al poder, en servicio tanto de los demás como de sí mismo. La supervivencia dentro de la equidad no será producto de una clase de los burócratas, ni efecto de un cálculo de los tecnócratas. Será resultado del idealismo de los humildes. La convivencialidad no tiene precio, pero se debe saber muy bien lo que costará desprenderse del modelo actual. El hombre reencontrará la alegría de la sobriedad y de la austeridad, reaprendiendo a depender del otro, en vez de convertirse en esclavo de la energía y de la burocracia todopoderosa.”

“Otro error consiste en creer que la frustración actual se debe principalmente a la propiedad privada de los medios de producción, y que la apropiación pública de esos medios, a través de un organismo central de planificación, protegerá los intereses de la mayoría y conducirá a un reparto equitativo de la abundancia. Este remedio propuesto no cambiará la estructura antihumana de la herramienta. Mientras se ataque al consorcio Ford por la única razón de que enriquece al señor Ford, se mantendrá la ilusión de que las fábricas Ford podrían enriquecer a la colectividad. Mientras la población suponga que el automóvil le reporta ventajas, no tendrá queja contra Ford por construir automóviles. Mientras comparta la ilusión de que es posible aumentar la velocidad de desplazamiento de cada uno, la sociedad continuará criticando su propio sistema político, en vez de imaginar otro sistema de transportes. Sin embargo, la solución está al alcance de la mano: no reside en una forma determinada de apropiación de la herramienta, sino en el descubrimiento del carácter de ciertas herramientas, en saber que nadie podrá jamás poseerlas. El concepto de apropiación no se podrá aplicar a una instrumentación incontrolable. La cuestión urgente sería determinar qué herramientas pueden ser controladas en interés general, y comprender que una herramienta incontrolable representa una amenaza insoportable.”

“Al hombre moderno le es difícil concebir el desarrollo y la modernización en términos de reducción y no de incremento del consumo de energía. Para él, una técnica avanzada rima con una profunda intervención en el proceso físico, mental y social.

Si queremos aprehender la instrumentación con exactitud, debemos abandonar la ilusión de que un alto grado de cultura implica el más alto consumo de energía posible. En las civilizaciones antiguas, los recursos energéticos estaban repartidos equitativamente. Cada ser humano, por su constitución biológica, disponía de por vida de toda la energía potencial necesaria para transformar conscientemente el contorno físico según su voluntad, puesto que la fuente era su propio cuerpo bajo la sola condición de que se le mantuviera en buena salud.”

SUPERHÉROE DE LA CYBERKULTURA

A sus 76 años de edad, el doctor Iván Illich imprimía intensidad e inteligencia en sus incursiones a la Internet. En Cuernavaca, donde creó sus principales aportaciones filosóficas y analíticas, Illich iba de su casa de Ocotepec a la sede de Matemágica, una empresa editorial en línea, para informarse, discernir, escribir y así confirmar su crítica hacia el falso dogma del progreso y la modernidad.

Crítico áspero que con su aportación está moldeando, directa o indirectamente el futuro de nuestra cibercultura contemporánea o acaso alguno de los futuros alternativos que nos reserva su extensión por el mundo.

En los 90´s centró su atención en la historia de la escritura y la lectura en “ABC or the Alfabetization of Popular Mind” y en “In the Vineyard of the Text” y en la “Historia de la mirada” y su relación con las nuevas tecnologías digitales e Internet en diferentes trabajos todavía inéditos.

En su profunda y rigurosa reconstrucción de la tecnología actual, Illich nos enseña cómo para entender el significado de Windows 98 hay que estudiar a Hugo de San Víctor, abad y escritor religioso del siglo XII, y cómo para valorar la importancia de los iconos informáticos, deberemos conocer la teoría óptica de los árabes medievales.

Comunal

El caso paradigmático de este enfoque es el ‘comunal’, un concepto ya en desuso en el mundo moderno, pero que fue básico en el ámbito rural y que nos refiere a espacios y bienes compartidos y protegidos por toda la comunidad. Incluso el comunal por excelencia, la lengua, ha terminado siendo vallado y acotado por los expertos, fundamentalmente maestros y académicos, quienes dictan las normas y su evolución.

En este sentido, surge una pregunta lógica respecto a la tecnología básica de nuestro tiempo: ¿es Internet un comunal? Al principio lo fue, pero cada vez se está comercializando más y por ello no puede servir a los intereses de la mayoría.

Illich cree que en este momento es inútil toda resistencia. Lo único que nos queda es la auténtica amistad, las relaciones personales directas, sin mediaciones de ningún tipo. Sin embargo parece lícito seguir reclamando el primigenio estatus comunal de la red, y de hecho, ciertas corrientes anarquistas y neoluditas se apoyan en sus ideas para hacerlo, como es el caso de Hakim Bey en “T.A.Z. Zona Temporalmente Autónoma”, (Talasa, 1996) e “Inmediatismo” (Virus, 1999).

Círculos de investigadores lo consideran uno de los padres de los estudios CTS (Ciencia, Tecnología y Sociedad) y es considerado uno de los más certeros analistas de la tecnología del siglo XX.

BIBLIOGRAFÍA

“Leer en estos tiempos a Illich es indispensable. Quienes quieran conocerlo a través de sus obras sabrán que hace más de 30 años había un hombre con dotes de santo, rebelde y niño que previó lo que ahora estamos padeciendo: el acrecentado capitalismo y la supuesta modernidad que arrasa con culturas enteras.”

Illich dejó una vasta obra. Publicó en español 12 libros y más de 50 títulos en otros idiomas, además del millar de artículos para diversas publicaciones.

Él mismo, como experto navegante que era, revisó en línea la edición, hizo ajustes y sugirió cambios, facilitó libros y documentos, nos regaló largas horas con esa suculenta charla y sosegada calidez de su compañía, al abrir su casa, su biblioteca y su corazón para la realización de esta obra:

http://www.ivanillich.org

Sus ideas contra el desarrollo se debaten hoy día, en plena sociedad de la información, en páginas de rock, urbanismo, filosofía, ecología, medicina, ciencias, educación, y en No nos llamamos plata…

LA GUADUA

Posted in >>>Semillas Sagradas on 23 junio 2009 by nonosllamamosplata

5782

Guadua Angustifolia Kunth

Sinónimos: Bambusa Guadua

Nombres populares: Guadua, Ipa, Tocora

Origen

La Guadua es una gramínea del género Bambusa (las plantas conocidas con el nombre genérico de Bambúes). Los Bambúes crecen sobretodo en regiones tropikales y subtropikales, desde el nivel del mar hasta las zonas cubiertas por nieves perpetuas; sólo algunas especies se extienden hasta las regiones templadas. La Guadua es la especie de Bambú más grande e importante de la Amérika Tropikal, y es nativa de Colombia y Ecuador.

La Guadua crece con proliferación sobretodo en Colombia, en el llamado “Eje Cafetero” (Departamentos de Caldas, Risaralda y Quindío), y a lo largo del Valle que forma el Río Cauca, lugares donde todavía se pueden ver Guaduales inmensos a orillas de los ríos.

Los primeros visitadores de estas tierras aledañas a los grandes nevados de la Cordillera Central Colombiana, dicen que prácticamente el territorio era impenetrable por la abundancia de las Guaduas. Muchos toponímicos de estas regiones nos recuerdan su abundancia: Cañasgordas, Cama de Guadua, Cañaveralejo, Guaduas, etc. Fue una de las plantas más útiles al hombre, y aún hoy está presente en estas tierras su cultura, a pesar de la gran deforestación.

Las crónicas de la conquista la mencionan desde los primeros viajes de Colón a Centroamérika, generalmente describiéndolas como “Cañas Gordas” o “Cañas más gruesas que el muslo de un hombre”. La palabra Guadua aparece mencionada ya en la segunda mitad del siglo XVI, junto con muchos de los usos que le daban los antepasados Suramerikanos.

Los indígenas la utilizaban para resolver muchas necesidades, como se utiliza aún por parte de los pobladores campesinos y colonizadores del Eje Cafetero y el Valle del Río Cauca. La usaban en sus casas (vigas, estructuras, techos), construcciones públicas como puentes, acueductos, balsas, cercas, escaleras y andamios, trinchos o barreras de contención, soportes, postes, atalayas, y objetos útiles como bancas, recipientes, esterillas o instrumentos musicales. Son casi infinitos los usos artesanales y tecnológicos que tiene, y sólo la creatividad establecerá los límites al hombre.

También algunos de los mitos de nuestros milenarios ancestros mencionan esta maravillosa planta, como uno de los Pantágoros y otro de los Emberá que cuenta que solían los hombres comunicarse con los dioses por medio de una Guadua de gran tamaño que ascendía hasta los cielos.

Características

La Guadua es un árbol que sólo florece antes de morir y que crece abundantemente en los nacimientos de aguas, y en las vegas de ríos y quebradas.  Su caña retoña incluso después de ser cortada, por lo que se dice que parece un bosque que camina. Vegeta bien desde el nivel del mar hasta unos 1800 msnm, aunque en lugares como la Sierra Nevada de Santa Marta se ha registrado hasta cerca de 2400 msnm. Los Guaduales crecen bien en suelos fértiles, húmedos y bien drenados.

Su tronco es una caña hueca (diámetro promedio de15 cm.) extraordinariamente resistente, debido a la consistencia de sus fibras vegetales y a su forma cilíndrica con nudos o tabiques que la dividen horizontalmente formando pequeños cañutos o cámaras de 20 centímetros. Su estructura, unida a su corteza dura la hacen una madera muy resistente y flexible a la vez, además de bella, liviana y fácilmente cortable en sentido longitudinal. Es un material maravilloso para casi cualquier tipo de diseño.

El crecimiento de esta planta es casi increíble: fácilmente puede hacerlo de 10 a 20 centímetros por día!!!

Puede alcanzar hasta más de los 30 metros de altura en sólo seis meses. Su denso follaje, en la copa del árbol, está formado por pequeñas hojas caulinares en forma triangular. Por ser tupido y abundante intercepta las aguas lluvias, además aporta nutrientes al suelo.

Sus raíces forman un sistema entretejido que amarra el suelo y evita que este sea arrastrado por las aguas o arruinado por la erosión. Como bosque protector, la Guadua es sembrada para cuidar y proteger el medio ambiente ya que es una excelente canalizadora de aguas, y además, es el hábitat de animales y aves silvestres que se benefician con esta clase de cultivos.

Usos en la construcción

La Guadua ha sido llamada despectivamente “la madera de los pobres”, pero visto desde otro lado es un material vegetal barato, de rápido crecimiento, bello, versátil y que sin lugar a dudas puede ser calificado como “el acero vegetal”. Algunas construcciones en Guadua han sido sometidas al viento, nevadas y a las más duras pruebas de resistencia, que también se hacen para materiales como el concreto. Soportó, entre otras, pruebas con cargas de 400 kilogramos por un metro cuadrado. Es decir, el segundo piso de la estructura (de 21 metros cuadrados) pudo con nueve toneladas.

Además, es uno de los mejores materiales de construcción antisísmicos. Actualmente, la Guadua cuenta con el aval de ingenieros y constructores nacionales e internacionales, que la han reconocido como un material invaluable debido a su alta resistencia a la compresión, a la tensión, y a la flexión. Cada vez más, podemos ver grandes construcciones típicas de una cultura urbana, como puentes, pabellones y casas de varios pisos, hechas con Guadua.

A pesar de que existen otros árboles que ayudan al hombre colombiano en la construcción como el arboloco, la cañabrava, el chusque o el aliso, durante muchos años el ingenio del campesino colombiano hizo de la Guadua su mejor compañera, la materia prima básica de su cultura material, por ser una madera generosa que no requiere de muchos trabajos en el corte, transformación, acabado o transporte.

Para la construcción de vivienda se deben aprovechar las Guaduas maduras o hechas, las cuales se reconocen por su corteza dura, por su color verde claro y en algunos casos por la presencia de manchas grises. Cuando la Guadua está lista, más o menos de 3 a 6 años después de la siembra, se debe cortar en luna menguante, preferiblemente antes del amanecer cuando la transpiración es mínima y el tallo no tiene mucha agua. No se recomienda el uso de machete y el corte debe ser a ras del suelo y del primer nudo, para que el agua no penetre en la caña. No es conveniente hacer cortes por encima de 3 cm. sobre el suelo, porque se pudre la raíz y así no se regenerará el Guadual.

Después de cortada, se deja curar parada lo más perpendicular posible apoyada en las otras Guaduas de su entorno, por un mes, tiempo durante el cual la planta terminará por evacuar toda el agua de su interior.

Después de este proceso de curado, la guadua se encuentra lista para ser inmunizada. Actualmente se conocen varias formas de hacerlo. Si la Guadua queda bien inmunizada es un elemento muy resistente que puede durar cientos de años. En algunas ciudades latinoamericanas existen edificaciones en Guadua de 300 y 400 años.

La posibilidad de construir con Guadua es una alternativa que se debe considerar para resolver el problema de vivienda en Mestizoamérika, ya que un metro de vivienda en Guadua de alto nivel puede estar aproximadamente en 100 mil pesos colombianos el metro, mientras que el mismo metro cuadrado en concreto costaría aproximadamente 5 veces más.

Además de la construcción de vivienda, la Guadua puede ser utilizada de acuerdo a su grosor para construir invernaderos, establos, gallineros, y todo tipo de cercados, puentes, andamios o estructuras.

Otros Usos

La Guaduas no maduras son utilizadas para diverso tipo de objetos útiles, de acuerdo con su edad. Entre 6 meses y un año sirve para fabricar canastas y paneles tejidos; a los dos años se utiliza para tableros de esterilla y latas, que son estructuras de Guaduas cortadas en tablitas, intercaladas a manera de “tejido” que se utilizan para la colocación de tejas de barro, y para hacer paredes, ventanas, persianas y todo tipo de cerramientos y cercas.

La Guadua también puede ser utilizada para hacer bocatomas o tomas de agua, acueductos (Guaduas partidas a la mitad a las cuales se les eliminan los nudos o tabiques para que fluya el líquido), soportes para plantaciones de trepadoras, corrales y jaulas para animales, recipientes (cada cañuto puede ser convertido en uno, tanto vertical como horizontalmente), materas, camillas o parihuelas, lámparas, bancas y camas (en general todo tipo de muebles), artesanías o instrumentos musicales.

Como dijimos anteriormente, la Guadua puede ser utilizada para multiplicidad de diseños. Haga usted el intento, quizás alguna otra variedad de Bambú local puede servir para algunos usos de los aquí descritos, la creatividad humana unida a la versatilidad de estas plantas puede resolver muchísimas necesidades.

Siembra

En la siembra los métodos tradicionales usados por nuestros campesinos han sido la separación de plantas llamadas cepas, matabambas o chusquines (que son planticas desarrolladas al pie de las Guaduas) y últimamente la siembra de fragmentos de Guaduas ahuecadas rellenas con agua (propagación vegetativa)

Para su siembra es mejor aprovechar la época de lluvias para que el terreno donde se siembre esté húmedo todo el tiempo.  Se debe sembrar en cuadro o en triángulo, dejando distancias de 5 metros entre cada mata, es necesario hacer plateos de 1 metro y medio y hoyos bien repicados de 40 x 40 centímetros.

La Guadua es de regeneración permanente y progresiva con un manejo adecuado.

SOBRE LA LIBERTAD DE CREACIÓN

Posted in >>>Noviolencia on 23 junio 2009 by nonosllamamosplata

splash2“Poder cantar hasta entender lo que nos queda por cambiar.”

Grupo Musical Pasajeros

Muchos son los investigadores que han dedicado su trabajo a la creatividad y la creación. Entre ellos Marilyn Ferguson destaca en este texto alguno de los rasgos que caracterizan a la persona creativa:

LA VIDA TRANSFORMADA

En el curso del proceso transformativo, nos hacemos artistas y científicos de nuestras propias vidas.

La conciencia ampliada favorece la aparición de los rasgos que caracterizan a la persona creativa: captación global de las cosas, percepción fresca como los niños, sentido lúdico, sensación de fluidez. Capacidad de riesgo. Habilidad para focalizar la atención de forma relajada, para perderse en el objeto de la contemplación. Facultad de manejar muchas ideas complejas al mismo tiempo. Disposición a disentir de la opinión de la mayoría. Acceso al material preconsciente. Percibir lo que hay, más que lo que se espera o se está condicionado para ver.

El yo transformado cuenta con nuevas herramientas, nuevos dones y sensibilidades.

Como un artista, sabe espiar la aparición de los rasgos configurantes; sabe extraer significados y guardar su propia, inconfundible originalidad.

“Toda vida – decía Hesse – tiene encima su propia estrella”

Como buen científico el yo transformado experimenta, especula, inventa y disfruta con lo inesperado.

El sí mismo, después de haber trabajado en el campo de las psicotécnicas, se revela como aficionado a la psicología popular. Conciente ahora de sus propios condicionamientos culturales, intenta comprender la diversidad con la curiosidad e interés de un antropólogo. Los hábitos y prácticas de otras culturas sugieren posibilidades humanas inagotables.

El yo transformado es también un sociólogo, interesado en el estudio de los lazos que unen a las comunidades y a la conspiración misma. Como físico, acepta en último término la incertidumbre como un hecho real en la vida, y adivina la existencia de otros dominios más allá del tiempo lineal y del espacio inerte exterior. Como biólogo molecular, se queda estupefacto ante la capacidad de renovación, de cambio y de complejificación de la naturaleza.

El yo transformado es también un arquitecto, diseñador de su propio entorno.

Es un visionario, capaz de imaginar otros futuros alternativos.

Como poeta, se esfuerza por sacar de las profundidades del lenguaje verdades metafóricas originales.

Es también un escultor, empeñado en modelar su propia imagen sobre la roca misma de la costumbre. Intensificando su atención y su flexibilidad, se convierte a la vez en dramaturgo y en toda su propia compañía teatral; payaso, monje, atleta, heroína, sabio, niño…

Con su diario se convierte en autobiógrafo. Al cernir su pasado en busca de algún resto interesante, actúa como un arqueólogo. Es compositor, instrumento… y música.

Muchos artistas han afirmado que el día que la vida sea plenamente consciente, el arte tal como lo conocemos desaparecerá. El arte es sólo un sustitutivo temporal, un esfuerzo imperfecto por arrancar significado a un entorno en el que casi todo el mundo anda como sonámbulo.

El artista siempre encuentra su material al alcance de la mano. “Vivimos al borde del milagro”, decía Henry Miller. En cuanto a T. S. Elliot, escribía que al final de nuestra exploración llegaremos al punto de partida para conocerlo por primera vez. Para Proust, descubrir no consistía en buscar nuevos paisajes, sino de mirar con ojos nuevos. Whitman preguntaba: “¿Partes para alguna búsqueda lejana?

Al final volverás para encontrarte con las cosas que mejor conoces, y encontrarás la felicidad y el conocimiento, no en otro lugar, sino en este lugar…, no en otra hora, sino en esta hora”.

Ya hemos jugado demasiado tiempo a juegos que no nos importaban con reglas en las que no creíamos.

Si había algo de arte en nuestras vidas, no era más que brocha gorda. La vida vivida como arte se abre paso por sí misma, hace sus propios amigos y compone su propia música,  ve con sus propios ojos.

“Voy por ahí palpando adónde ir, obediente a mi propia mano iluminada”, escribía el poeta Eric Barker.

Para el yo transformado, como para el artista, el éxito no es nunca un lugar donde quedarse, sino tan sólo un regalo momentáneo. El gozo está en el riesgo, en lo nuevo.

Eugene O´Neill despreciaba el “simple” éxito.

Un ingeniero de diseño advertía: “Haced las cosas con espíritu de investigador en diseño. Estad dispuestos a aceptar las equivocaciones, volviendo a hacer un nuevo diseño. Así no cabe el fracaso”.

Si asumimos la visión de la vida de los artistas y científicos, no cabe el fracaso. Toda experiencia tiene unos resultados. De ellos podemos aprender. Desde el momento en que adquirimos con ello mayor comprensión y destreza, no puede decirse que hayamos perdido aunque salga mal. Descubrir es otro experimento.

Como científicos populares, nos volvemos sensibles a la naturaleza, a las relaciones, a las hipótesis. Por ejemplo, podemos aprender a distinguir experimentalmente los impulsos temerarios de las intuiciones genuinas, por una especie de bio-feedback de amplio espectro aplicado a esa sensación interna de estar actuando correctamente.

El cuestionario de los conspiradores de Acuario pedía elegir los cuatro instrumentos más importantes para el cambio social a partir de una lista de quince. La respuesta reproducida con mayor frecuencia fue: “El ejemplo personal”. Hace más de una década Erich Fromm advertía que ninguna idea radical podría sobrevivir a menos que estuviera encarnada por personas cuyas vidas fueran el mismo mensaje.

El yo transformado es el medio. La vida transformada, el mensaje.

Marilyn Ferguson, La Conspiración de Acuario.

Edgard Morin

Posted in >>>Frases on 23 junio 2009 by nonosllamamosplata

guadual

Mi optimismo se funda en lo improbable…

Luis Razeto Migliaro

Posted in >>>Economistas Inoxidables on 23 junio 2009 by nonosllamamosplata

LRazeto

¿QUÉ ES LA ECONOMIA DE SOLIDARIDAD?

La economía solidaria o economía de solidaridad es una búsqueda teórica y práctica de formas alternativas de hacer economía, basadas en la solidaridad y el trabajo.

El principio o fundamento de la economía de solidaridad es que la introducción de niveles crecientes y cualitativamente superiores de solidaridad en las actividades, organizaciones e instituciones económicas, tanto a nivel de las empresas como en los mercados y en las políticas públicas, incrementa la eficiencia micro y macroeconómica, junto con generar un conjunto de beneficios sociales y culturales que favorecen a toda la sociedad.

  1. 1. La economía solidaria es una respuesta real y actual a los más graves problemas sociales de nuestra época:

–          La pobreza, la exclusión y la marginación que afectan a multitudes de seres humanos, sectores sociales y pueblos enteros en diversas regiones del mundo.

– La desocupación y la cesantía de porcentajes elevados y crecientes de la fuerza de trabajo.

–          Los límites e insuficiencias de la muy extendida economía informal o popular, que puede potenciarse y encontrar en la economía solidaria cauces apropiados para una mejor inserción en los mercados. La economía solidaria ha demostrado en muchos casos ser una alternativa capaz de conducir organizadamente a muchos trabajadores informales, a operar con mayor eficiencia, permitiendo la reinserción social y el progreso de vastos sectores que despliegan de modo independiente iniciativas que les generan ingresos y elevan su precario nivel y calidad de vida.

–          Las enormes y crecientes injusticias y desigualdades sociales que genera el sistema económico predominante, que se traducen en procesos de desintegración de la convivencia social, conflictos que se prolongan sin solución apropiada, ingobernabilidad y desafección ciudadana, acentuada delincuencia y corrupción, etc. Siendo la economía de solidaridad una forma justa y humana de organización económica, su desarrollo puede contribuir eficazmente en la superación de esta serie de graves problemas que impactan negativamente a nuestras sociedades.

–          La situación desmedrada en que en muchos países se encuentra la mujer en el ámbito del trabajo y de la economía, dificultada de acceder y de participar de manera protagónica en las actividades y organizaciones económicas, sociales y culturales. La economía solidaria ha demostrado ser una de las formas en que la mujer y la familia encuentran nuevas y amplias posibilidades de participación, desarrollo y potenciamiento de sus búsquedas basadas en la identidad de género.

– La crisis de las formas cooperativas, mutualistas y autogestionarias tradicionales, desde la cual se percibe la economía de solidaridad como un camino apropiado de renovación y refundación de las búsquedas de formas económicas asociativas y participativas que pongan al hombre y la comunidad por sobre las cosas y al trabajo por sobre el capital.

– El deterioro del medio ambiente y de los equilibrios ecológicos, derivados en gran parte de modos individualistas de producir, distribuir, consumir y acumular riqueza. La economía solidaria orienta hacia nuevas formas de producción y consumo, social y ambientalmente responsables.

2.   La economía solidaria es un gran proyecto de desarrollo, transformación y perfeccionamiento de la economía:

– Cuando con serias y profundas razones muchos hoy día cuestionan la conveniencia e incluso la posibilidad de continuación del crecimiento económico, en las formas actualmente vigentes, la economía de solidaridad postula un nuevo tipo de desarrollo, alternativo, integral, a escala humana, sustentable, con énfasis en lo local. Otro desarrollo supone otra economía, y esa otra economía para un nuevo tipo de desarrollo puede ser la economía solidaria, o al menor, constituir un componente que efectúa una contribución importante en esa dirección.

– Cuando el “sistema” capitalista parece haberse implantado como el modo único de organización económica eficiente, no obstante sus enormes costos sociales y ambientales; cuando los proyectos socialistas basados en el Estado y la planificación han fracasado en su intento de establecer una economía justa y humana; cuando los motivos que históricamente fundaron los grandes movimientos de cambio social con sentido de justicia y equidad siguen vigentes, no encontrando sin embargo propuestas nuevas y alternativas que los encaucen; cuando las energías sociales y espirituales orientadas a la transformación social y que buscan formas éticamente superiores de organización económica, centradas en los valores de la justicia, la equidad, la libertad, la fraternidad y la comunidad, se encuentran desorientadas frente a una realidad adversa que parece tan imposible de cambiar; cuando cunde la desesperanza y se difunde la convicción de que “más de lo mismo” no conducirá a la humanidad hacia nuevos horizontes; en este difícil contexto histórico, que no son pocos los que conciben como una verdadera crisis de civilización, la economía de solidaridad aparece como el único modo nuevo de pensar y de proyectar procesos transformadores eficaces y profundos, en condiciones de concitar la conciencia y la voluntad de los más vastos sectores que anhelan una vida mejor y una sociedad más humana y convivial.

–          Cuando se hace presente con urgencia la necesidad de un perfeccionamiento de la economía, tanto a nivel de las empresas, de la organización de los mercados, de las políticas públicas, de los procesos de globalización, etc., la economía de solidaridad se ofrece como una realidad y un proyecto capaz de contribuir al perfeccionamiento de la economía en el tiempo, con orientaciones, criterios, metodologías y modelos organizativos nuevos y eficientes.

3.  La economía de solidaridad es un proceso real en el que convergen las búsquedas de variados y múltiples sectores y grupos.

– Grupos populares y organizaciones de base, que se organizan solidariamente para hacer frente a sus necesidades y problemas.

– Personas de todos los grupos sociales que quieren desarrollar iniciativas empresariales de nuevo tipo, eficientes y que sean acordes con un sentido social y ético que se proponen establecer en sus actividades.

– Movimientos cooperativos, mutualistas y autogestionarios, que encuentran en la economía de solidaridad una nueva perspectiva y nuevos conceptos que llegan a potenciar sus experiencias.

– Organizaciones y movimientos ecologistas, que descubren que los problemas del medio ambiente son causados por formas económicas y de desarrollo insolidarias.

– Pueblos originarios que luchan por recuperar su identidad, y que encuentran en la economía solidaria una forma económica moderna en que se aplican y viven valores y relaciones sociales acordes con sus culturas comunitarias tradicionales.

– Empresarios que quieren compaginar eficiencia y solidaridad, y que aspiran a establecer en sus empresas modalidades armónicas de convivencia humana.

– Organizaciones no-gubernamentales que se proponen objetivos de desarrollo humano y social, y que aspiran a contribuir con nuevas iniciativas y experiencias a procesos de desarrollo local, alternativo, sustentable.

– Instituciones públicas y poderes locales preocupadas de los problemas de la pobreza y la desocupación, y que ven en la economía solidaria una manera eficaz de abordarlos.

– Instituciones religiosas que conciben la economía solidaria como una forma de hacer economía coherente con sus orientaciones espirituales y éticas, y como formas eficaces de generar espacios de desarrollo humano y social.

–          Intelectuales de variadas disciplinas que buscan nuevas respuestas a los grandes problemas sociales de nuestra época, nuevas maneras de pensar el cambio social y el desarrollo, nuevos paradigmas conceptuales y nuevas relaciones entre la teoría y la práctica social.

– Economistas que toman conciencia de las limitaciones e insuficiencias de los marcos teóricos de su disciplina convencional.

4.  La economía de solidaridad es un nuevo enfoque conceptual, al nivel de la teoría económica, referido a las formas económicas cooperativas, autogestionarias y asociativas.

Desde los orígenes del capitalismo y a lo largo de la historia moderna y contemporánea, se han desarrollado múltiples búsquedas y procesos de experimentación de formas económicas alternativas, las cuales han asumido diferentes nombres: cooperativismo, autogestión, mutualismo, economía social y otros.

Un rasgo distintivo de dichas experiencias ha sido el ser acompañadas y orientadas por un pensamiento económico-social formulado en términos ético-filosófico, doctrinario o ideológico. A partir de estas formulaciones se establecen principios orientadores y modelos organizativos que expresan el “deber ser” de las propuestas económicas, y se derivan normativas de carácter jurídico y estatutario, que indican con cierta precisión cómo deben organizarse y funcionar las organizaciones que participan de las respectivas identidades.

Tales formas de pensamiento que orientan a las experiencias, sin duda útiles especialmente para motivar a quienes participan en ellas, se han demostrado insuficientes para:

a) proporcionar adecuada guía y eficientes criterios de eficiencia económica en los procesos decisionales y de gestión de las operaciones que realizan;

b) garantizar una identidad consistente a las experiencias y búsquedas, que a menudo pierden el perfil inicialmente deseado y se van asemejando y subordinando a las formas capitalistas y estatales de hacer economía, respecto a las cuales aspiran a diferenciarse y constituir alternativas válidas y viables;

c) generar la confianza y convicción suficiente respecto a su eficacia económica, como para atraer hacia ellas los recursos humanos, financieros y materiales indispensables para su desarrollo;

d) asegurarles la autonomía cultural que necesita cualquier movimiento y proceso que aspire a realizar cambios profundos en la economía y en la vida social.

Como explicación de todas estas limitaciones, puede mencionarse el hecho que las experiencias cooperativas, autogestionarias, mutualistas y otras afines, careciendo de un instrumental conceptual y analítico propio que las oriente en sus procesos decisionales, a menudo recurren a aquellas herramientas de análisis proporcionados por una ciencia económica convencional, que ha sido formulada a partir de experiencias y racionalidades operacionales muy distintas y en cierto sentido opuestas a las solidarias.

Aquellos cuatro aspectos, que implican limitaciones y deficiencias esenciales que se manifiestan a menudo en estas búsquedas y experiencias económicas alternativas, no pueden superarse sino mediante la disposición de una teoría científica, elaborada al nivel de la disciplina económica, que no sólo respetando sino aún fortaleciendo la identidad económica alternativa, exprese de modo coherente su racionalidad económica especial y le proporcione criterios rigurosos que guíen su proceso de toma de decisiones y su gestión y operación en los mercados en que participan.

La concepción de la economía de solidaridad es una elaboración científica de teoría económica que viene a llenar este vacío.

Ella se establece al nivel epistemológico de la ciencia económica, y utiliza las herramientas conceptuales y metodológicas

propias de ésta, convenientemente ampliadas y reelaboradas para expresar la identidad de formas económicas muy diferentes:

la racionalidad especial de las economías alternativas fundadas en la cooperación, la autogestión, el mutualismo y la ayuda mutua. La economía de solidaridad constituye, en tal sentido, una contribución relevante al potenciamiento y desarrollo de las búsquedas de economías alternativas eficientes.

La concepción teórica de la economía de solidaridad ofrece, adicionalmente, otras contribuciones:

a) Proporciona un lenguaje moderno, renovado, motivador y cautivante, en un contexto cultural como el de hoy, en que las concepciones tradicionales del cooperativismo, el mutualismo y la autogestión parecen haber perdido capacidad de convocatoria.

b) Ofrece una posibilidad de integración bajo una común identidad social, a búsquedas y experiencias que se han desarrollado bajo distintas denominaciones, siendo en realidad convergentes en sus propósitos y efectivamente provistas de una misma racionalidad económica especial, que requiere ser profundizada.

c) Permite reconocer como parte de la misma búsqueda de formas económicas alternativas, a numerosas experiencias nuevas y originales que adoptan diferentes estructuras organizativas, que se conocen con distintos nombres, y que son protagonistas de una dinámica reactivación de los procesos de experimentación de la solidaridad y la cooperación en la economía y en la vida social.

S.S. Juan Pablo II expresó en su discurso ante la CEPAL (Comisión Económica para América Latina), en 1986:

“La economía de la solidaridad es la gran esperanza para América Latina”.

http://www.economiasolidaria.net/

LA GUAYABA

Posted in >>>Semillas Sagradas on 23 junio 2009 by nonosllamamosplata

guayabaLA REINA DE LAS FRUTAS

Origen

La Guayaba (Psidium guajava) es una de las más de mil deliciosas frutas nativas de las áreas tropikales amerikanas. Si bien su origen no ha sido precisado con exactitud, existen registros arqueológicos que datan de entre 5,700 y 3,000 a.c. en La Paloma, en el Valle de Chilca (Perú); pero puede ser nativa desde Centroamérica hasta la Amazonía y los Andes.

La Guayaba pertenece a la familia de las Mirtáceas (del griego myrtos, perfume), y es pariente del Arrayán, la Feijoa, la Jaboticaba, la Pomarrosa y otras conocidas. Las Mirtáceas son plantas leñosas que poseen glándulas secretoras de aceites esenciales distribuidas en los diversos tejidos de la corteza, hojas, flores y frutos, las cuales dan a estas plantas su olor intensamente aromático.

Se dice que Guayaba viene de la lengua de los taínos, que cultivaban el árbol cerca de sus casas porque conocían sus secretos y sabían aprovecharlos. Comían la fruta fresca, preparaban vinos exquisitos y perfumados, con las hojas hacían un jarabe que quita el dolor de estómago, y con la madera hacían arcos, flechas, cucharas y otros.

Características

El Guayabo es un arbusto silvestre de hasta 8 m. de altura, de tronco comúnmente torcido, corteza lisa y flores blancas de exquisito olor. Crece espontáneamente en selvas, robledales, bosques secundarios, rastrojos altos y áreas abiertas como sabanas, pastos abandonados y zonas degradadas. Quizás por su abundancia y facilidad de reproducción, no se ha pensado mucho en cultivarlo organizadamente, ya que los mismos pájaros, murciélagos y animales en general lo propagan.

Los cronistas de Indias cuentan que es tal la fertilidad de esta planta, que con la llegada de cerdos y vacas a Amérika los guayabos se volvieron “plaga”, pues en cada bocado los animales comían muchas semillas y del estiércol que dejaban nacían muchos árboles que tenían que ser quemados.

La Guayaba es la fruta más común de las tierras calientes tropikales, aunque crece desde 0 hasta los 2400 msnm, en suelos húmedos y también en los secos. Los frutos son bayas redondas u ovaladas, extremadamente variables, pues se ven de color rojizo hasta el blanco, de 3 a 12 cm. de tamaño, y de sabores dulces o ácidos. En Colombia por ejemplo, hay multitud de especies cimarronas o silvestres y casi todas estas variedades que crecen en climas medios y cálidos (Antioquia, Santander, la Costa Atlántica, la Selva Amazónica, los grandes Valles de los ríos, etc.) tienen una característica muy especial: llevan gusanos. Cuando éramos niños los colombianos decíamos que si las Guayabas no tenían gusanos, no eran tan ricas ni tan nutritivas!

Sus condiciones ecológicas adaptativas varían desde los trópikos húmedos y subtropikales hasta los climas mediterráneos, tolera precipitaciones superiores a 4500 mm., requiere de buena luz solar y resiste elevadas temperaturas de hasta 45° C, por eso no le son favorables las temperaturas bajas ni las heladas. Soporta períodos prolongados de sequía de hasta 6 meses.

Propiedades nutricionales

Desde el punto de vista nutricional el aporte de las frutas tropikales amerikanas reside en los grandes niveles de carbohidratos, fibra, proteínas y minerales que dan al organismo. Éstas ayudan a la regulación metabólica de las células, a la formación de los músculos, a la constitución de hormonas, enzimas y anticuerpos; aportándole al organismo aminoácidos esenciales y minerales necesarios para la formación de huesos, dientes, transmisión de impulsos nerviosos, contracción y relajación muscular, formación de coágulo sanguíneo, almacenamiento y liberación de energía, protección del corazón, constitución de células corporales y síntesis de la hemoglobina de la sangre. Por esto las frutas amerikanas son recomendables para la salud de los deportistas, niños y personas de todas las edades.

La Guayaba es una de las frutas de mayor valor nutricional; además es un excelente alimento pues es sano, digestivo y muy útil por su alto contenido vitamínico. Se compone mayormente de agua, pero tiene apreciables cantidades de proteínas, cenizas, grasas, carbohidratos, fibra, calcio, fósforo y hierro. Adicionalmente es fuente de vitaminas importantísimas como la tiamina, la riboflavina, la niacina, el ácido ascórbico y la vitamina A.

Pero su mayor importancia radica en ser una fruta con altos contenidos de vitamina C (evita la gripe y  muchas enfermedades, incluso en la segunda guerra mundial los ingleses comían polvo de guayaba para evitar la gripe)

Usos medicinales  y artesanales

Lo maravilloso de este asunto es que prácticamente todo el árbol es medicinal. Se aprovechan las raíces, la corteza, las hojas, las flores y los frutos; además su madera, por ser dura, pesada y resistente se usa para hacer diversos productos como utensilios de cocina, herramientas, artesanías, trompos, perinolas, etc.

El Guayabo también se utiliza para la conservación de suelos y protección de taludes.

La corteza y la raíz son un buen reconstituyente que cura la anemia y las debilidades nerviosas. Los cogollos y las hojas, como las de casi todas las Mirtáceas, son ricas en tanino. Las hojas en infusión son estimulantes y antiespasmódicas, y se utilizan como astringentes intestinales, contra diarreas o disenterías, gastroenteritis, enfermedades de los intestinos y sangrado de la matriz. Asimismo son un buen tónico para el cabello y evitan la alopecia. Igualmente se han encontrado en la composición química de la planta oxalato de cal y una resina útil para las fiebres palúdicas e intermitentes biliosas. La Guayaba también sirve contra el escorbuto, el beri-beri y principios de tuberculosis.

Desarrollo por semillas

Se recolectan los frutos (12 a 15 Kilogramos) de los árboles bien formados con altura de 5 a 8 m., luego se exponen al sol para obtener de 300 a 350 semillas por fruto o de 40.000 a 50.000 por Kg. con un 80 % de pureza. Germina el 90 % a partir de los 40 días de la siembra, con un punto máximo a los 60 días para un total de 80 días. A partir de ese período el crecimiento es de 1.5 cm. por mes y cuando alcancen entre 5 y 10 cm. se transplantan a bolsas, con resultados bajos de mortalidad. El Guayabo tiene una buena regeneración natural gracias a lo comestible de sus frutos. También se reproduce por estacas.

Los Guayabos crecen rápidamente y sembrados por semillas fructifican a los 2 o 4 años. Viven aproximadamente 30 o 40 años, pero su productividad declina a los 15.

Profecía Indígena Hopi

Posted in >>>Frases on 23 junio 2009 by nonosllamamosplata

Arco-irisCuando la Tierra esté enferma y los animales estén desapareciendo, entonces llegará una tribu con gentes de todas las culturas, que creerán en hechos y no en palabras, y ayudarán a restaurar la antigua belleza de la Tierra. Ellos serán conocidos como los Guerreros del Arcoiris”.